¿Por qué la mayoría de las acciones de marketing fracasan?

Conoce los 2 errores fundamentales que llevan al fracaso de las acciones de marketing y cómo evitarlos para alcanzar el éxito en tu próxima campaña.

El cerebro humano y su necesidad de sobrevivir y prosperar

Para comprender por qué muchas acciones de marketing no logran impactar, es esencial entender la naturaleza del cerebro humano.

Este órgano está programado para ayudarnos a sobrevivir y prosperar, y constantemente busca información relevante para satisfacer esa necesidad primitiva.

Donald Miller en su libro «Cómo construir un storybrand» explica que hay dos errores que frecuentemente se cometen al realizar acciones de marketing.

Error 1: No enfocarse en lo que realmente importa a tus clientes

El primer error crítico es no centrarse en aspectos de la oferta que ayuden a las personas a sobrevivir o prosperar. Nuestro cerebro tiende a descartar información que no considera útil para estas necesidades fundamentales.

Imagina que estás en un avión. Tu cerebro no se preocupa por saber cuántos asientos hay. Sin embargo, sí prestará atención a las salidas de emergencia, ya que esta información puede serle útil para sobrevivir.

Las marcas cometen el mismo error al destacar logros irrelevantes, como ser la fábrica más grande o tener récords de ventas.

Los clientes quieren saber cómo tu producto o servicio puede mejorar su vida diaria, ya sea en comer, beber, relaciones interpersonales o encontrar significado. Deja de posicionarte como los asientos del avión y conviértete en las salidas de emergencia que realmente importan.

Error 2: Complicar el mensaje

El segundo error crítico es hacer que tus clientes tengan que esforzarse demasiado para entender tu oferta. Cuando el cerebro tiene que trabajar demasiado, se agota y pierde interés.

Piénsalo, cuando nuestro cerebro tiene que realizar mucho esfuerzo por comprender algo, gasta energía. Y esto es algo que choca directamente con la función primitiva de ayudarnos a sobrevivir.

Imagina que subes al cliente a una cinta de correr mientras intenta entender tu mensaje. Si el esfuerzo es excesivo, eventualmente se cansará y dejará de prestarte atención.

Simplifica tu mensaje para mantener su atención. La comunicación debe ser sencilla, directa y fácil de entender. Evita confusiones y esfuerzos innecesarios para que tus clientes no desconecten antes siquiera de entender tu propuesta.

Conclusión: La clave para el éxito de marketing

Convierte tu mensaje de marca en algo que ayude a tu cliente a sobrevivir.

Hazlo de un modo que la gente te comprenda con facilidad y sin tener que hacer un gran esfuerzo.

¿Cómo conseguirlo?

A través de la historia…

Etiquetas:

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *